Jawhara at-Tawhîd: comentario del verso 78



PAGINA PRINCIPAL  'AQIDA (creencia)  CLASES DE TAWHID (Jawhara at-tawhid)   >  Jawhara at-Tawhîd: comentario verso 78


Verso 78 : 
  En la jerarquía del merito entre los Compañeros, los 317 combatientes de la batalla victoriosa de Badr (Ramadân 2H= Marso 624) ocupan el sexto rango. Entre ellos, contamos musulmanas que participaron también en la batalla; algunas combatieron espada en la mano y defendieron el Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ), otras trajeron el agua y curaron los lastimados.
  El séptimo rango es el de los combatientes de la Batalla de Uhud (7 Shawwâl 3H= 23 marso 625). El Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ)había establecido un Pacto de asistencia mutual en caso de agresión, con los habitantes de Medina, que contaban las tribus judías y tribus cercanas de Medina. Gracia a este Pacto, el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) reclutó un ejército de 1000 combatientes para la batalla. 300 de ellos desertaron, son los hipócritas (al-Munâfiqûn = المنافقون) llevados por su jefe 'Abd Allah ibn Ubayy. Los 700 otros le quedaron fiel y combatieron los 3000 guerreros de Quraych. Aunque el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) había elaborado una estrategia que se reveló provechosa, esta batalla fue una derrota para los Musulmanes debido a la desobediencia de la retaguardia musulmana que abandonó su posición, dejándole así a Khâlid ibn Walîd la posibilidad de rodear el ejército musulmán: el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) había pensado en esto y había colocado una centena de arqueros sobre el monte Uhud , para impedir un ataque por detrás. Les había dicho que no debían dejar su posición, igual si el ejército musulmán ganaba la batalla. Pero los arqueros, viendo los musulmanes ganar, dejaron su posición y se precipitaron hacia el botín. Los Quraychi, por la estrategia de Khâlid ibn Walîd que había reunido una centena de caballeros que estaban escondidos detrás del monte, atacaron los musulmanes por detrás y así ganaron la batalla.
  El octavo rango es el de los Compañeros que hicieron el « pacto de Ridwân » (بَيْعَة ُالرِّضْوان), el año de la Tregua de al-Hudaybiyya (الحُدَيْبـِيَّة). Una Revelación coránica explica que el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) había tenido una visión que anunciaba que iban a realizar la peregrinación en Meca:
 « Así fue como Allah le confirmó la visión a Su mensajero con la verdad: Entraréis en la Mezquita Inviolable si Allah quiere, a salvo, con la cabeza afeitada o los cabellos recortados y no tendréis nada que temer.
El supo lo que vosotros no sabíais y dispuso, además de esto, una conquista cercana.». 
Surah 48 (al-Fath), versículo 27:
  Durante el mes de Dhû l-Hijja (ذو الحِجَّةِ) del año 6H (marzo 628), el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) acompañado de 1400 peregrinantes vestidos de las ropas de sacralización (al-Ihrâm = الإحرام) tomó el camino hacia Meca. Pero fueron detenidos por los mequíes en la cuenca llamada al-Hudaybiyya, cerca de Meca. El Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) mandó Sayyiduna 'Uthmân (رَضِيَ اللهُ عَنـْهُ) para negociar con los Quraych. Pero tardó en volver y el rumor según el cual había sido matado se propagó entre los musulmanes. El Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ), debajo de un árbol, hizo prestar juramento de obediencia a los Compañeros presentes, pase lo que pase. Es el « Pacto de la Felicidad » (ar-Ridwân). Los que estaban delante, estrecharon la mano del Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ); las mujeres sumergieron su mano en un recipiente de agua sobre el cual el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) había previamente recitado versículos del Coran; y los que estaban detrás se contentaron de levantar la mano en dirección del Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ), como lo hace todo peregrinante cuando pasa delante del ángulo de la Ka'ba donde está la Piedra negra. Finalmente, el episodio se termina por la conclusión de una tregua entre el Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ)y el jefe de los Quraych, Abû Sufyân, que autorizaba al Profeta  (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ)realizar la pequeña peregrinación (al-'Umra = العُمْرة) el año siguiente.