Jawhara at-Tawhîd: comentario del verso 83

Verso 83
 Definición: un prodigio (al-Karâma = الكـَرامَة ُ) es una cosa extraordinaria realizada por una persona piadosa en el camino recto, cuya creencia es buena y que tiene un conocimiento espiritual de Allah. Es la razón por la cual son los santos, por excelencia, que realizan los prodigios. Pero el prodigio no es el hecho exclusivo de los santos. Recordemos que un mismo fenómeno extraordinario puede ser un prodigio o un Istidrâj según que esté realizado por un piadoso o por un perverso.
  Hay que hacer la diferencia entre los prodigios (al-Karâmât = الكـَرامَاتُ) realizados por los santos que son los queridos de Allah (sg. Walî, pl. Awliyâ') y los milagros (المُعْجـِزاتُ) realizados por los profetas únicamente. Un Walî  es un hombre piadoso que siempre sigue un profeta. Pues el hecho que un santo realice prodigio es un milagro más para el profeta que sigue, porque confirma así su misión profética.
 El Imam al-Bayjûrî da la definición siguiente del Walî: « Es una persona que conoce Allah en su corazón de una forma espiritual, que persevera en la obediencia y se aleja de los pecados.».
 al-Junayd dijo: «El Tawhîd no se escribe sobre hojas, ni se dice por las lenguas, sino que se proba con corazones puros ». Para los santos, el amor de Allah se proba con el corazón. Lo que toca el corazón tiene un alcance mucho más grande que lo que toca la razón. 
  Un Walî puede ser una mujer, así como lo fueron Maryam[1] (عَلـَيْهَا السَّلامُ, la hija de ‘Imrân descendiente de una familia virtuosa de los Hijos de Israel. En el Coran, Allah le ordenó a Su Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) recordar la historia de Maryam que tuvo el prodigio de embarazarse de Sayyiduna ‘Isâ[2] (عَلـَيْهِ السَّلامُ) siendo todavía virgen:

 
« Y recuerda en el Libro a Maryam cuando se apartó de su familia retirándose en algún lugar hacia oriente (16). Entonces se ocultó de ellos con un velo y le enviamos a Nuestro espíritu (Gabriel), que tomó la apariencia de un ser humano completo. (17). Dijo: Me refugio de ti en el Misericordioso, si tienes temor (de El).(18). Dijo: Yo sólo soy el mensajero de tu Señor para concederte un niño puro. (19). Dijo: ¿Cómo habría de tener un niño si ningún mortal me ha tocado y no soy una fornicadora? (20). Dijo; Así lo ha dicho tu Señor: Eso es simple para Mí, para hacerlo un signo para los hombres y una misericordia de Nuestra parte. Es un asunto decretado.(21). Así pues lo concibió y se retiró a un lugar apartado.(22). Y le sobrevino el parto justo al tronco de la palmera. Dijo: ¡Ojalá y hubiera muerto antes de esto desapareciendo en el olvido! (23) Y la llamó desde abajo: No te entristezcas, tu Señor ha puesto un arroyo a tus pies. (24).  Sacude hacia ti el tronco de la palmera y caerán dátiles maduros y frescos (25). Come y bebe, y refresca tus ojos. Y si ves a algún hermano dile: He hecho promesa de ayuno al Misericordioso y hoy no puedo hablar con nadie. (26).»
(Surah Maryam- versículos 16-26)
 
  Según los exegetas (المُفـَسِّرُونَ), Maryam (عَلـَيْهَا السَّلامُ) practicaba un retiro espiritual (اِعْتِكافٌ) en Jerusalén[3] en un lugar orientado hacia el oeste, y se había retirado detrás de un velo para escapar a las miradas de los demás, cuando recibió la visita del Arcángel Jibrâ'il [4] (عَلـَيْهِ السَّلامُ). Hay un debate entre los sabios para saber si el embarazo de Maryam duró 9 meses o solamente un día. El segundo es el más fuerte, es él de Ibn ‘Abbâs. Los exegetas divergen también sobre la identidad de él que «la llamó desde abajo». Algunos sostienen que se trata de Sayyiduna ‘Isâ (عَلـَيْهِ السَّلامُ) mientras que todavía estaba en su regazo. Otros, como Ibn ‘Abbâs, piensan que se trata de  Jibrâ'il (عَلـَيْهِ السَّلامُ). Sea lo que sea, este pasaje muestra que un prodigio no se hace sólo, porque hasta una Santa como María (عَلـَيْهَا السَّلامُ) debió sacudir la palmera para nutrirse. Pues hay que entender que este acontecimiento no es solamente un prodigio desde el punto de vista de Maryam (عَلـَيْهَا السَّلامُ), ya que era virgen, sino también un milagro desde el punto de vista de Sayyiduna 'Isâ (عَلـَيْهِ السَّلامُ), porque nació sin padre.
 El Coran cita un otro prodigio de Maryam (عَلـَيْهَا السَّلامُ) con respecto a una comida que le asombraba a Sayyiduna Zakariyya (عَلـَيْهِ السَّلامُ ).  Esta estaba compuesta de frutas de verano durante el invierno, y frutas invierno durante el verano:
« […] Cada vez que Zakariyya la visitaba en su lugar de oración, encontraba junto a ella provisión. Decía: ¡Maryam! ¿Cómo es que tienes esto? Decía ella: Esto procede de Allah, es cierto que Allah provee a quien quiere sin limitación.»
(Surah Al 'Imrân, versículo 37)

 La surah al-Kahf [5] relata el prodigio de varios Bizantinos (الروم) que durmieron en una caverna durante 309 años sin beber ni comer.
 La surah an-Naml[6] menciona el prodigio de un santo que la tradición llama Âçaf  bnu Barkhiya (آصَف بن بَرْخِـيا). En cuanto a saber si era un Hombre o un Djinn, hay debate. El aviso mayoritario es que era un hombre piadoso que «tenía conocimiento del Libro» y le trajo a  Sayyiduna Sulaymân( (عَلـَيْهِ السَّلامُ el trono de Bilqîs, la reina de Sabâ',  más rápidamente que en un abrir y cerrar los ojos. Es lo que relata al-Qurtubî en su Tafsîr. Al-Bayjûrî afirma que Âçaf conocía el nombre supremo de Allah con el cual satisface cualquier Du‘â’. Es también el aviso de Abû al-Qâsim al-Quchayrî( (القـُشـَيْري an-Naysâbûri (nacido en 375H- muerto en 465H)[7] que era un gran sabio sufí ach‘arite; entre sus obras tenemos ar-Risâla al-Quchayriyya que es la primera referencia del sufismo; defendió la creencia sunni en un momento muy difícil donde las sectas antropomorfistas, al-Karâmiyya al-Mushabbiha, empezaban a volverse importantes en la sociedad de Nishapur. El Imam as-Subki nos relató, en su libro Tabaqât ach-châfi‘iyya al-Kubra[8] (طـَبقات الشافِعِيَّة ), la famosa carta enviada por el Imam al-Quchayri a todos los sabios del mundo musulmán de su época, en la cual se quejaba de la importancia de la influencia antropomorfista y la difusión de sus desvíos ante los musulmanes. Esta carta se llama « Las quejas de los Sunni con respecto al relato de las persecuciones que pasaron.» (شِكايَة ُ أهْل ِ السّـُنـَّةِ بـِحِكايَةِ مَا نـَالـَهُمْ مِنَ الـْمِحْنـَةِ). Esta prueba aconteció en el año 445H (1053) en los alrededores de Nishapur, donde había un visir malo llamado al-Kandarî y detrás de él, la secta de los antropomorfistas. Impuso a los predicadores del viernes insultar el gran imam Abû al-Hassan al-Ach‘arî sobre el mimbar e inventar mentiras sobre él y los ach‘ari. Esta gran prueba tocó los sabios sunni de la época en esta región del mundo musulmán. Es a partir de este momento que el gran Imam al-Quchayrî tomó la defensa de la creencia sunni revelando las mentiras divulgadas por los antropomorfistas y destrozando todos sus argumentos. En su carta, invitó todos los sabios en hacer lo mismo. Entre los grandes sabios que respondieron a su llamada, el gran Hâfiz al-Bayhaqî y el famoso imam ach-Chirâzî así como el imam ad-Dâmghânî.

Notas:
·       Hay santos y demonios (الشـَّياطِينُ) entre los Hombres y entre los Djinn.
 Hay que recordarse el enseñamiento de al-Junayd para quien el más grande de los prodigios queda el Istiqâma! Al respecto, Chu‘ayb Abû Madyân al-Ghaûth[9] era un querido de Allah que tenía más de 100 000 discípulos entre los cuales 1000 Sheykhs sufíes que enseñaban, de esto viene el apodo de  Sheykh ach-Chuyûkh. Se le pidió un día por qué no realizaba prodigios regularmente mientras que sus discípulos solían hacerlo. Respondió: "El más grande de los prodigios es la Rectitud" (أكـْبَرُ كـَرامَةٍ هِيَ الاسْتِقامَة ُ).
  al-Junayd decía: « Para saber si un hombre es un santo, no prestes atención al hecho de que ande sobre el agua o que vuele en los aires, sino que observa su posición respecto al Coran y a la Sunna ».
 Dentro de los prodigios de los Sahâba, se relata que mientras que estaba encima del mimbar, Sayyiduna ‘Umar( (رَضِيَ اللهُ عَنـْهُle vio al ejército musulmán dirigido por Sâriya (ساريَة)situado a una distancia de un mes de marcha. Este se iba, sin saberlo, hacia el ejército bizantino que se escondía en el otro lado de la montaña. Sayyiduna ‘Umar (رَضِيَ اللهُ عَنـْهُ) le llamó desde encima de su mimbar, durante la predicación: « Ô Sâriyya, la montaña! »  (يا سارية الجَبَلُ). Este contó, cuando volvió, que había oído la voz de  Sayyiduna ‘Umar (رَضِيَ اللهُ عَنـْهُ)y comprendido la amenaza, lo que le había llevado a rodear la montaña por el otro lado para atacar el enemigo por detrás.
  Al contrario de un profeta, un Walî puede cometer pecados. Al respecto, Ibn 'Arabî (m. 638H=1240) distinguía la protección (الحِفـْظ ُ)[10] reservada a los santos y la infalibilidad (العِصْمَة ُ)[11] destinada a los Profetas. Allah le da Su protección a sus queridos cuando quiere, pero no es sistemático. Además, no es permanente como la ‘Içma. Pero cuando un santo comete un pecado, no es más un Walî. Si se arrepiente, puede recobrar su rango al lado de Allah, pues Allah es bueno y misericordioso. Es lo que ocurre la mayoría de las veces cuando un Walî comete un pecado. Pero existe un caso muy raro que se llama as-Salb (السَّلـْبُ): es cuando Allah le quita a un Walî algo muy caro que le había dado muy rápidamente y no vuelve a darle esto jamás; en este caso, el antiguo Walî no recobrará jamás su rango.
  El Salb también puede ser un prodigio de un santo que le quita su ciencia a un sabio orgulloso. Fue relatado que el Sheykh Qaddûr bnu ‘Âchur az-Zarhunî beneficiaba de este poder y quiso usarlo contra el cheikh al-‘Alawî a causa de un malentendido entre ellos. Pero vio al Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) que le dijo: « Este es mi hijo y tú eres mi hijo[12] ! ». Se paró y se volvió muy respetuoso hacia el cheikh al-‘Alawî[13].

Du‘â’ = الدعاء
اللهُمَّ إنـِّي أعُوذ ُ بـِكَ مِنَ السَّـلـْب ِ بَعْدَ العَطاءِ
Allahumma ‘inny ‘a3ûdhu bika mina as-salbi ba3da al-3atâ’i
(Señor mío! Me refugio en ti contra el retracto después de la oferta)


  El Imam al-Hâkim, el autor del Mustadrak, se volvió santo cuando todavía era muy joven. En los primeros siglos del Islam, no había muchos prodigios ya que la fe de los Hombres era inmensa. Pero más pasa el tiempo, más hay prodigios porque la fe de los Hombres disminuye con el tiempo. Pues los prodigios son gracias divinas para apoyar a los creyentes y reforzar su fe. Pero muchos prodigios no significan que hay muchos santos.
 Un santo no puede ser un ignorante; Allah le concede primero la ciencia antes de hacerle lograr la santidad. Un santo no es necesariamente un letrado. Puede ser que no sepa leer ni escribir. El ejemplo lo más famoso es el sheykh ad-Dabbâgh, un gran sufí iletrado que vivió en Fes al fin del siglo XVII. Este santo marroquí era tan sabio que los ‘Ulama venían a consultarle, especialmente para preguntarle si tal o tal hadîth era autentico. Fue dicho que cuando una persona le relataba un hadîth autentico, veía salir de su boca una luz, mientras que cuando era falso, veía un humo!
  El Imam Abû Hâmid al-Ghazâlî (m. 505H=1111) comparaba la ciencia escondida en cada uno de nosotros a un agua subterránea: es escavando, es decir combatiendo su ego, su Nafs, que logramos hacer brotar el agua, o sea el conocimiento de Allah.
 Al-Khadir (الخـَضِـر)[14] es el nombre del personaje que figura en la surah al-Kahf, a quien le encontró Sayyiduna Mûsâ (عَلـَيْهِ السَّلامُ) al confluente de los dos mares (مَجْمَعُ البَحْرَيْن ِ) [15]. Hay un debate entre los sabios para saber si se trata de un profeta o de un santo. El aviso mayoritario es que era un profeta. Sayyiduna Mûsâ (عَلـَيْهِ السَّلامُ),en calidad de mensajero, era más sabio que al-Khadir, pero Allah le inspiró conocimientos que  Sayyiduna Mûsâ (عَلـَيْهِ السَّلامُ) ignoraba. Pues un mensajero no sabe todo. El Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ), que es de todos los Hombres él que más recibió ciencia, dijo al respecto:
« Lastima que Mûsâ (عَلـَيْهِ السَّلامُ) no esperó! Hubiéramos sabido más sobre la ciencia de al-Khadir ».
  Ibn Taymiyya hacía el razonamiento siguiente admitido por todos los sunni: los profetas y los santos son superiores a los Ángeles, pues sus poderes también, son los milagros y los prodigios.

Sabiduría:
مَنْ أرَادَ الكرامة فـَليَقـُلْ لِلـْكـَرا مَهْ !
 Quien quiere el prodigio, que diga al sueño: basta! (y rece de noche)

لا تـَسْتـَوْحَشْ فِي طـََريق ِ الحَق ِّ و لـَوْ قـَلَّ أهْلـُهُ (الإمام عَلِي)
No temes de andar sólo por el camino de la verdad aunque este poco tomado!
(el Imam ‘Alî)

Notas:
·       Maryam, Khadija, Aisha, Fâtima, la mujer de Faraón y la madre de Mûsâ eran todas santas. Las mujeres citadas en el Coran y las esposas del Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) eran santas. Sin embargo, la jerarquía entre ellas esta discutida, pero este tema no entra en el dominio de la Creencia.

 Segundo hemistiquio del verso 83:

  La existencia de los prodigios está reconocida por todas las escuelas sunni mientras que los  Mu‘tazili las excluyen. Según ellos, los prodigios son contrarios a la lógica. Además, les confunden con los milagros: si alguien realiza un prodigio, sería como decir que es profeta, lo que es imposible.
  Al contrario de lo que la gente suele pensar, los Wahhabi estón muy cercanos del pensamiento mu‘tazili, de esto les viene el rechazo de reconocer los prodigios de algunos santos, su Baraka, esa gracia espiritual que les viene de Allah, y el Tawassul (el hecho de invocar a Allah por el merito de uno de Sus queridos).

 Para saber más sobre este tema: Argumentos para el Tabarruk


[1] María
[2] Jesús
[3] Donde fue educada por Sayyiduna Zakariyya (عَلـَيْهِ السَّلامُ) que oficiaba en la Casa Sagrada (Baytu  al-Maqdis =
بَيْتُ المَقـْدِس) de Jerusalén (cf. Surah 3, versículo 37).
[4] Gabriel
[5] Surah 18, versículo 9 à 21.
[6] Surah 27, versículo 40.
[7] (985-1072)
[8] Dictionnaire biographique des savants chaféites.
[9] Murió en 594H= 1197 en Tlemcen donde fue inhumado. Enseñó durante 30 años en Bidjaya pero murió en Tlemcen. Su apodo al-Ghawth  proviene del hecho de que los habitantes recurrieron al Tawassul de Abû Madyân para pedirle a Allah que haga venir la lluvia. Era el polo (القـُطـْب) de su época.
[10] Al-Hifzh
[11] Al-'Içma
[12] Hijo por cadena de transmisión espiritual.
[13] Un gran santo sufí, fundador de la Tarîqa ‘Alawiyya resultante de la Darqâwiyya Châdhiliyya, muerto en 1934. Encontrarán sus diferentes obras y poesías en el sitio siguiente: www.tasawuf.info .
[14] Se dice también al-Khidr.
[15] Surah 18, versículos 60 hasta 82.