Jawhara at-Tawhîd: comentario de los versos 85-86

Versos 85 - 86
Estos versos se refieren a los versos coránicos siguientes:
« Cuando tenéis dos guardianes pendientes de vosotros, nobles escribas, que saben lo que hacéis » 
(Surah 82- al-Infitâr- versículos 10-12)

  Todos los Ángeles fueron creados de luz. De hecho, según ‘‘isha (رَضِيَ اللهُ عَنـْها), el Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) dijo, en el sentido: « Los Ángeles fueron creados de luz, los Jinn fueron creados de un fuego sin humo y Adam fue creado de lo que os fue descrito» (relatado por al-Bukhârî y Muslim).  
 No desobedecen a Allah nunca. No comen y no beben. No copulan. No duermen. Entre ellos, hay los que se postran (Sujûd), los que se inclinan (Rukû‘), los que glorifican a Allah (Tasbîh) sin jamás sentir cansancio ni lasitud. 
  75 000 o 100 000 nuevos Ángeles nacen cada día. Según un hadîth, no existe un palmo sobre la tierra ni en los cielos que no sea ocupado por un ángel. Creer en la existencia de los ángeles es el segundo de los seis pilares de la fe. Allah recuerda la fe en los ángeles varias veces en el Coran, así como en el versículo siguiente: 
« El Mensajero cree en lo que se le ha hecho descender procedente de su Señor y los creyentes (con él). Todos creen en Allah, en Sus ángeles, en Sus libros y en Sus mensajeros.».
(Surah 2- al-Baqara- versículo 285)


Los ángeles de la guarda (al-Hafazha= الحَفـَظـَة ُ)

 Así como los Hombres, los Jinns tienen ángeles de la guarda que les protegen del mal y de los demonios (humanos o Jinns). Sin embargo, los ángeles no tienen. Esta protección hace parte del Qadar, ya que entra en lo que Allah quiso.
 Más el servidor está cercano de Allah, más libera una luz que los ángeles protegen para recompensarle de su adoración.
« [El hombre] tiene (ángeles) que se van turnando delante y detrás de él guiándolo por el mandato de Allah». 
 (Surah 13- ar-Ra‘d – versículo 11)

 Hay un debate sobre el numero de Ángeles de la guarda asignados al Hombre, ninguno de los avisos no está aceptado. Entran en el baño, dado que se quedan con su « protegido » desde su nacimiento hasta su muerte.
El Imam as-Suyûtî (m.911H=1505) relató en su Tafsîr[1] un hadîth en el cual Sayyiduna ‘Uthmân le preguntó al Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) sobre el numero de Ángeles de la guarda; a lo que respondió, en el sentido: « A cada hombre le son asignados 10 Ángeles la noche y 10 el día, uno a la derecha, un otro a la izquierda, dos delante de él, dos detrás de él, uno encima de su cabeza (que tiene el papel de elevarle si el servidor es modesto y de rebajarle si es orgulloso), dos otros delante de sus labios (que tienen el papel de anotar las oraciones sobre el Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) y el decimo le protege cuando duerme boca abierta de un eventual gusano o serpiente (al-Hayya = الحَيَّة ُ) ». Pero en otras versiones, serían veinte.
 El gran sabio maliki al-Abî (الأبـِيُّ), comentarista del Sahîh Muslim, relata una palabra de Ibn ‘Atiyya (m. 542H=1147), gran faqîh y lingüista, en su Tafsîr[2], que dice que su número es de 400 desde que el servidor está en el vientre de su madre y hasta su muerte.

 Reglas elementarías de decoro hacia los Ángeles:
-         Les saludamos cuando entramos en casa.
-         Nos quedamos limpios para siempre tener buen olor, porque a los ángeles les gustan los buenos olores.
-         No nos quedamos desnudos por respeto hacia ellos.


Los Escribas (al-Kâtibûn = الكاتِبُون)

 Dos Escribas son asignados a cada Hombre y cada Jinn, uno está a la derecha y el otro a la izquierda. Fueron elegidos para escribir las buenas y las malas acciones. Los dos se llaman  Raqîb ‘Atîd (رَقِيبٌ عَتِيدٌ), así son citados en el Coran: 
« No hay nada que diga sin que tenga a su lado, presente, un vigilante (Raqîb)» 
(Surah 50- Qâf- versículo 18)

Raqîb significa « vigilante, observador, guardia, inspector».  ‘Atîd significa « listo, preparado, que está a la espera, listo para servir». El Imam al-Bayjûrî da el sentido de « Protector presente» (Hâfiz Hâdir = حافِظ حاضِر).
 Cuando un servidor de Allah muere creyente, los Escribas hacen Dhikr sobre su tumba hasta el Día del Juicio final a título de limosna (adaqa) para él y esto le está anotado sobre su registro. Pero si muere descreyente, le maldicen hasta el día de la Resurrección.
 Es el Escriba de la derecha que comanda él de la izquierda. Puede pedirle esperar que el servidor se arrepiente antes de escribir su falta, en cual caso no la escribirá. El primero anota las buenas acciones (al-Hasanât = الحَسَناتُ) cumplidas por el servidor, el segundo las malas (as-Sayyi'ât = السَّيِّئَاتُ). No escriben los actos que entran en la categoría jurídica del Mubâh (permitido). Sin embargo, anotan todos los actos buenos y malos, sean voluntarios o no, que el que los realiza haya tenido la intención de hacerlos o no, que sea responsable de estos o no, que haya estado consciente o no en el momento de los hechos.
 Escriben también todos los gemidos. Anotemos que todos los hombres sobre la tierra gimen de la misma manera, cual sea su idioma. Ah o Uh (أه) es de hecho un Dhikr que alivia el hombre del dolor en la enfermedad o cuando llora por devoción. El Coran recuerda que  Sayyiduna Ibrâhîm (عليه السلام) gemía por devoción:
« Verdaderamente Ibrahim gemía (Awwâh) mucho [en sus suplicas] y era paciente». 
Surah 9- at-Tawba- versículo 114:

Nota: en su TafsîrIbn Kathîr, el alumno de Ibn Taymiyya, propone entre los sentidos de la raíz de la palabra Awwâh (أوَّاهٌ), "quien cuyo corazón está lleno de temor hacia Allah, quien cuyo corazón es sensible y propenso al Dhikr, quien hace mucho Istighfâr". Nos relata también que según Chu‘ba (شـُعْبَة) el dicho de Abû Yûnus al-Bâhilî (أبو يُونـُس الباهِـلِي): « Escuche en Meca a un hombre de origen bizantino (conocido por relatar generalmente de Abû Dharr al-Ghifârî) decir: Le vi a un hombre realizando en Tawâf y que decía en su Du‘a’: Oûh Oûh (أوه). Y esto fue relatado al Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) que dijo: "Es Awwâh". Abû Yûnus al-Bâhilî  añadió: « Una vez mientras que había salido de noche, le encontré al Profeta (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ) equipado de una lámpara inhumando a este hombre (que hacía este Dhikr) ». Ibn Kathîr añade que este hadîth está relatado por at-Tabarî.
  El famoso exegeta tunecino at-Tâhar ibn ‘Âchûr (m. 1393H=1973) explicó, con respecto a este versículo, que la palabra Awwâh tenía varios sentidos entre los cuales al-Istighfâr. El hecho de que Awwâh sea considerado como un Dhikr fue relatado por muchos exegetas que comentaron este versículo, entre los cuales as-Samarkandî (m. 373H= 982), Ibn ‘Atiyya (m. 542H=1147), Ibn al-Jawzî (m. 597H=1200), al-Mâwardî (m. 450H=1058), al-Baghawî (m. 510H=1116), Ibn ‘Abd as-Salâm (m.660H= 1261) apodado el « Sultán de los Ulemas», al-Khâzin (m. 741H=1340), as-Suyûtî (m. 911H=1505) et Ibn ‘Ajîba (m. 1266H=1849).
  El imam al-Bayjûri afirma que fue relatado que “Ah” era un nombre de Allah y que no había que decir (أخ = Akh) cuando estamos enfermos porque es un nombre del Diablo.
 En cuanto al imam Mâlik, se basó sobre el versículo 18 de la Surah Qâf, para decir que los Escribas lo escriben todo, hasta los gemidos… pero no los bostezos ni los estornudos:
« No hay nada que diga sin que tenga a su lado, presente, un vigilante (Raqîb) »
(Surah 50- Qâf- Versículo 18)

 Anotan sobre una hoja con un cálamo sin que sepamos exactamente cómo. Cada uno tiene su hoja y las dos serán juntadas en una sola para constituir el papel que le será remitido al servidor en el Día del Juicio final. Están respectivamente a la derecha y a la izquierda del servidor. Se desplazan con él cuando camina y se quedan a su lado cuando duerme. Pero no están sentados en sus hombros.
 Contra los Ángeles de la guarda, los Escribas le dejan al servidor en 3 situaciones:
-         Los aseos
-         Las relaciones conjúgales
-         la ducha

Las diferentes categorías de Angeles

-         Los Portadores del Trono (Hamalat al-‘Arch = حَمَلـَة ُ العَرْش): no le portan a Allah, sino que es Allah quien les porta, pues Allah es el Todo-Poderoso. No está encima del Trono en el sentido literal sino en el sentido figurado, es decir por Su Potencia y Su Dominación sobre toda cosa. Allah especificó que está encima del Trono, porque este es la más grande de todas las creaturas. Está prohibido atribuirle a Allah un lugar, pues es ahora como era antes de la creación del mundo, es decir sin lugar.
« Los que llevan el Trono y están a su alrededor, glorifican a su Señor con alabanzas, creen en Él y piden perdón por los que creen: ¡Señor nuestro! Tu misericordia y conocimiento abarcan a todas las cosas, perdona pues a los que a Ti se vuelven y siguen Tu sendero y líbralos del castigo del Yahim».
(Surah 40- Ghâfir- Versículo 7)

-         Los Mensajeros de la Revelación (Rusul al-Wahy = رُسُلُ الوَحِي), su jefe es Gabriel (Djibrâ'îl = جبرائيل)

-         Los Distribudores de bienes asignados a cada uno: su jefe es Mikail (Mikâ’îl).
« Quien sea enemigo de Allah, de Sus ángeles, de Sus mensajeros y de Yibril y Mikail… Allah es enemigo de los incrédulos.»
(Surah 2- al-Baqara- versículo 98)

-         Los Escribas (al-Kataba = الكـَتـَبَة ُ)

-         Los ángeles de la guarda (al-Hafaza = الحَفـَظـَة ُ)

-         Los Tomadores de almas, su jefe es el Ángel de la muerte (Malak al-Mawt = مَلـَكُ المَوْتِ)
« Di: El ángel de la muerte, que está encargado de vosotros, os tomará, luego volveréis a vuestro Señor. » 
(Surah 32- as-Sajda- versículo 11)

-         Los Guardas del Paraíso: su jefe es (رِضْوان)

-         Los Guardas del Infierno: su jefe es Mâlik (مالِك)
« Y pedirán a gritos: ¡Oh Mâlik, que tu Señor acabe con nosotros! Dirá: Vosotros habéis de permanecer.  
(Surah 43- az-Zukhruf - versículo 77)

-         Los dos Ángeles preguntadores (Malakay as-Su’âl = مَلـَكـَي السّـُؤَال): se llaman Munkir y Nakîr (مُنـْكِر وَ نـَكِير) y le hacen tres preguntas al muerto en su tumba:

1.    ¿Quién es tu Señor? (مَنْ رَبّـُكَ ؟)
2.    ¿Qué es tu religión? (ما دِينـُكَ ؟)
3.    ¿Qué dices del Mensajero que les fue enviado?
(ماذا تـَقولُ فِي الرَّسُول ِ الذي بُعِثَ إلـَيْكـُمْ ؟)

-         Los Ángeles asignados a los vientos, a los terremotos, de las lluvias…

  Según as-Suyûtî, no es solamente posible verle al Profeta   (صَلــَّى اللهُ عَلـَيْهِ و سَلــَّمَ), sino también se puede verle a un Ángel tal como es o en su forma humana. Es un prodigio reservado a los santos. Por ejemplo, María le vio a Gabriel en su forma humana:
« Entonces se ocultó de ellos con un velo y le enviamos a Nuestro Espíritu (Gabriel) que tomó la apariencia de un ser humano completo.»  
(Surah 19- Maryam- Versículo 17)

 Ángeles también se presentaron en sus formas humanas a Sayyiduna Ibrâhîm  para anunciarle el nacimiento de Ishâq, y a Lut (La Paz sea con ellos) para ordenarle abandonar la ciudad que iba a ser destruida:

« ¿Ha llegado hasta ti el relato de los honorables huéspedes de Ibrahim,(24) cuando se presentaron ante él y dijeron?:Paz. Contestó: Paz, gente desconocida (25). Entonces se retiró a su familia y vino con un hermoso ternero. (26). Lo acercó a ellos diciendo: ¿No vais a comer? (27). Entonces sintió recelo de ellos. Dijeron: No temas. Y le anunciaron un niño sabio. (28). Y apareció su mujer gritando y dándose palmadas en la cara, y dijo: ¿Una vieja estéril? (29) Dijeron: Así lo ha dicho tu Señor, El es el Sabio, el Conocedor.  (30). (Ibrahim) dijo: ¿Y cuál es vuestra misión, enviados? (31) Dijeron: Hemos sido enviados a una gente que hace el mal (32), para mandar contra ellos piedras de arcilla (33), marcadas junto a tu Señor y destinadas a los que excedieron los límites (34). Y para sacar de allí a los creyentes que haya (35), Aunque sólo hemos encontrado una casa de sometidos (la de Lut) (36). Y dejamos en ella un signo para los que temieran el castigo doloroso (37) ».
(Surah 51 – adh-Dhâriyât- versículos 24/37)

 Se puede recurrir al Du‘â’ de protección por los Ángeles pidiendo a Allah que mande a un ángel para defendernos y protegernos. Existen testimonios de gente que les vieron.
 También se puede pedir la protección o el socorro (الاسْتِغاثـَة ُ) a los Ahl Allah (أهْلُ اللهِأهْل اللأ) quienes son los Queridos de Allah (al-Awliyâ'= الأوْلِياءُ) pero en la medida de lo posible, es decir para todo lo que concierne las cosas de este mundo que el Hombre puede hacer. Esto no concierne lo por lo cual Allah no delegó el mando al Hombre tal como la muerte, la vida, la guianza (al-Hudâ= الهُدَى), la subsistencia (ar-Rizq= الرِّزْقُ)…
 A propósito de Hârût y Mârût, no está garantizado que los escritos al respecto sean auténticos. Pero está relatado que se tratan de dos Ángeles que Allah cambió en humanos para probarles, porque criticaban los Hombres. Cambiándoles en humanos, Allah les quitó su infalibilidad. Pues tenían la posibilidad de pecar. Y el pecado que cometieron fue de enseñarles la brujería a los Hombres. Está relatado que esa es la origen de la brujería en la humanidad. Pero existe otro aviso que dice que estos Ángeles enseñaron a los Hombres la brujería para preservarse mejor de ella. Así, algunos cayeron en el pecado practicándola mientras que otros se preservaron de esa tentación (al-Fitna=الفِتـْنـَة ُ) como lo precisa el versículo coránico siguiente:
« Siguen lo que practicaron los demonios en el reinado de Sulayman. Pero no fue Sulayman quien cayó en incredulidad, sino que fueron los demonios al enseñar a los hombres la magia que le había sido revelada a los dos ángeles Harut y Marut en Babil [Babilonia].
Estos no enseñaban a nadie sin antes advertirle: Somos una prueba, no caigas en la incredulidad.
Así aprendieron de ellos cómo separar al hombre de su esposa [transformando el amor en odio]. Pero no perjudicaron a nadie sin permiso de Allah.
Aprendieron lo que les perjudicaba y no les beneficiaba y ciertamente supieron que quien adquiriera ese conocimiento no tendría parte en la Última Vida. ¡Ojalá hubieran sabido cuán malo era el precio por el que vendieron sus almas!»  
(Surah 2- al-Baqara – versículo 102)


[1] Ad-Durr al-Manthoûr fî l-Tafsîr al-Ma'thoûr  (الدرّ المَنثور في التفسير المأثور) = « Las perlas sembradas en el comentario relatado »
[2] Tafsîr al-Qur'ân al-Karîm al-Muharrar al-Wajîz (تفسير القرآن الكريم المُحَرَّر الوَجـِيـز)