Buscar este blog

Cargando...

Capítulo [que establece la eternidad de Sus Atributos de Ciencia, Poder y Vida]





Capítulo [que establece la eternidad de Sus Atributos de Ciencia, Poder y Vida]


El eternal, alabado sea, es sabio de un saber eternal, capaz de una capacidad eternal, vivo de una vida eternal.

Los mu`tazili pretendieron que el Creador era vivo, sabio y capaz por sí mismo y que no tenía ni saber, ni poder, ni vida.

Ahora bien está racionalmente establecido que lo por lo cual se conoce el conocible es el saber; pues si el Creador, alabado sea, conoce lo conocible por sí mismo, es él mismo que es el saber –toda relación con un objeto de conocimiento que consiste en cernir este objeto siendo saber de este objeto.

Después los mu`tazili extendieron arbitrariamente su juicio a los otros atributos del Señor y pretendieron que era vivo, sabio, capaz por sí mismo y que era queriente de una voluntad aparecida en el tiempo.

Pero si invertemos lo que dicen para pretender que Allâh es sabio de un saber aparecido aparecido en el tiempo y queriente por sí mismo, no encontrarán distinción (válida) entre lo que creen y lo hacia lo cual les acorralamos.

De hecho si dicen: si el Creador era queriente debido a su esencia, sería queriente sobre todo lo que puede ser querido; de la misma manera que sabiendo debido a su esencia, sabe todo lo que puede ser sabido –de hecho, todo lo que es conocible es conocido de él.

Diremos que esto no es correcto según vuestra doctrina y vuestras creencias corrompidas acerca del hecho de que el Creador altísimo es capaz: el saber para vosotros es de hecho un atributo de esencia, ahora bien pretendéis que el ser capaz de Allâh se refiere solamente a ciertos objetos de capacidad, y que no se atribuye al Señor una capacidad sobre los objetos de la capacidad humana.

Versículos del libro de Allâh altísimo exponen claramente y establecen la existencia de los atributos. Así como esta palabra de Allâh altísimo:

«No hay hembra que quede preñada ni que dé a luz que no sea con Su conocimiento.» (Coran, 41/47).

Allâh altísimo dice, glorificándose sí mismo:

«Allâh es Quien provee, el Dueño del poder, el Fuerte.» (Coran, 51/58).

Esta fuerza, es el poder, según el aviso unánime de los comentadores.

Fuente: www.aslama.com