La Khatmiya: acerca del santo que revivifica nuestra religión cada 100 años (parte 2)


بسم الله الرحمن الرحيم
و الصلاة و السلام على أشرف المرسلين
و على اله و اصحابه أجمعين



Pues haciendo el cálculo de los diferentes papeles evocados precedentemente, en el seno del círculo de la santidad, obtenemos 359 y no 360 (1 qutb + 2 Imâm + 4 awtâd + 12 najaba’ + 40 abdâl + 300 naqaba’= 359).
Pues dónde está la función 360?
En realidad se trata de la función del khatm, que es superior a la del qutb siendo que se trata del que sustituye el qutb en el círculo si este debía ser ausente por un motivo u otro. El qutb y el khatm disponen de 360 grados de amplitud en el círculo.
Pues cuál es la diferencia entre el khatm y el qutb?
En realidad el khatm no está presente en el círculo, sino que está encima de este. Mirando verticalmente, se encuentra en el lugar del qutb, o sea en el centro del círculo. Sin embargo, si consideramos el círculo horizontalmente, vemos al khatm encima del qutb. Uniendo el qutb y el khatm con un trazo horizontal, obtenemos un alif, que es el alif de la Haqqîqat ul-Ahmadiya, por la cual desciende la voluntad divina al noûn de «kun fayakoûn», por el flujo del sarayân de los Nombres en el seno de la Haqîqat ul-Mouhammadiya. O dicho de otra manera, la khatmiya es la manifestación de la Haqîqat ul-Mouhammadiya en la persona del khatm, y por ella el khatm se vuelve la manifestación del hombre completo (kâmil) en su tiempo, (qaddasa Allâhu sirrahu).


Esta es la razón por la cual el qutb es por naturaleza maf3oûl-bih en el sarayân del Nombre «Allâh», como lo hemos precisado en el comienzo. Pues el khatm es la única persona en la cual se realizará el conjunto de los secretos del Nombre «Allâh», con sus 7 lecturas completas, la única persona en su tiempo que alcanzó el grado de fana’ (extinción) completo en la Esencia divina.


La Sabiduría divina quiso que la función del Hombre Completo (kâmil), quien es sin la menor duda Sayidunâ Mouhammad (sallAllâhu alayhi wa sallam), complete la religión de la humanidad:
“Hoy os he completado vuestra religión, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración.
El que se vea obligado por hambre, sin ánimo de transgredir… ciertamente Allâh es Perdonador y Compasivo.”
[surah al-ma’ida, ayah 3].
Si el dîn fue completado hace 1400 años, cuál es la causa de la aparición del hombre completo (kâmil), en tiempos diferentes, a través de la khatmiya ? La respuesta, la encontramos en la última parte de la ayah precitada: El que se vea obligado por hambre, sin ánimo de transgredir… ciertamente Allâh es Perdonador y Compasivo.  Al-makhmasa (traducido aquí por el hambre) significa en el idioma árabe un hambre muy intensa y la ausencia total de comida en el vientre. Pues cuál es la relación entre el hambre y el cumplimiento de la religión para que sean mencionados en un mismo versículo?
Nuestro dîn, con el tiempo, sufre de lo que podríamos comparar con daños, y entonces los musulmanes empiezan a sentir hambre, un hambre que sería en realidad un deseo profundo de encontrar el dîn completo. Sayidunâ Mouhammad (sallAllâhu alayhi wa sallam) dijo de hecho lo que significa:
«Renovad vuestra fe, porque la fe se deteriora en el corazón a la manera de la ropa que se deteriora» Y como lo sabemos la fe (imân) hace parte de la religión. Allâh (subhânahu wa ta3âla) nos dice que nuestra religión fue completada por la mano del Hombre Completo (kâmil) Sayidunâ Mouhammad (sallAllâhu alayhi wa sallam), y nos informa, en el mismo versículo, que esta religión va a deteriorarse y que la gente va sentir hambre, luego de que Allâh será Perdonador y Compasivo. Y para que Allâh sea Perdonador y Compasivo, hace falta que ocurre una renovación, o una revivificación de este dîn, y esta revivificación del dîn consiste en el hecho de quitarle de toda mancilla que le fue asociado a lo largo del tiempo, acompañado con una vuelta hacia esta ropa blanca que nos dejo el Profeta (sallAllâhu alayhi wa sallam), como nos lo muestra el hadîth siguiente: «Os he dejado en una vía blanca cuya noche no difiere del día y cuya nadie se alejará sin perecer. Pues seguid lo que habréis conocido de mi sunna y de la sunna de los sucesores y guías bien guiados, agarrándoos a ella con vuestros molares. Obedecedles, aunque fuera un esclavo negro, porque el creyente es como el camelo: va a donde se le lleva.»
este hadîth clarifica el asunto entero, sin dejar la menor duda. Encontramos también en él bellas expresiones que indican la khatmiya y los khoutoûm (sg: khatm), llamados por el Profeta (sallAllâhu alayhi wa sallam) «khulafa’ ar-râchidiyn al-mahdiyn: los sucesores y guías bien guiados».
La palabra khulafa’ (sucesores) nos indica la realización del hombre completo (kâmil), la palabra râchidoûn indica la conformidad y el acuerdo de su sunna con la suya (sallAllâhu alayhi wa sallam), en cuanto a la palabra mahdiyoûn se refiere a la fuerza del sarayân del Nombre «al-Hâdiy» que se encuentra en ellos, para la guía de la humanidad y la vuelta hacia la vía blanca (al-Mahajjat ul-bayda’). Elorden de morder en ella con los molares quiere decir que tenemos que aplicar su sunna, porque su sunna es la sunna de nuestro Profeta (sallAllâhu alayhi wa sallam),  que tenemos que aplicar sus enseñamientos que también son los suyos, y que tenemos que hacer todo lo posible en esfuerzos y sacrificio en este sentido. Nos pide obedecerles, aunque se trataría de un esclavo negro. Pues el musulmán debe actuar así, escuchando y aplicando la orden del Profeta (sallAllâhu alayhi wa sallam) conforme con el versículo:
«
Y no hemos enviado a ningún mensajero sino para que fuera obedecido con el permiso de Allâh. Si después de haber sido injustos consigo mismos hubieran venido a ti, hubieran pedido perdón a Allâh y hubiera pedido el Mensajero perdón por ellos, habrían encontrado a Allâh Favorable hacia ellos, Compasivo.» [surat an-Nisa’, ayah 64] 
Ahora, nos aparece claro que el dîn fue completado por la mano del Hombre Completo por excelencia, Sayidunâ Mouhammad (sallAllâhu alayhi wa sallam), y que este dîn «se deteriora» a lo largo del tiempo, razón por la cual Allâh (subhanahu wa ta3ala) lo revivifica por la mano de un sucesor (khalifa), un hombre completo (kâmil), un khatm, por quien el dîn es revivificado, gracia a quien la gente vuelve hacia la vía blanca (al-mahajjat ul-bayda’). ¿Cómo podríamos conocer la regularidad de este acontecimiento ? Cómo saber quién revivifica este dîn y cándo? La respuesta se encuentra en la palabra del Profeta (sallAllâhu alayhi wa sallam) que dice lo que significa: «Allâh suscita al principio de cada siglo alguien que revivifica el dîn de esta umma». Este hadîth nos informa que cada 100 años Allâh suscita el khatm que revivifica el dîn.

La etapa de revivificación es la etapa antes de que el khatm no puede obrar para ella. Esta etapa no dura toda la vida del khatm, sino que se trata de un periodo limitado de 7, 8 o 0 años, como nos lo enseña el hadîth que concierne el Imâm al-Mahdiy, relatado por Aboû Sa’îd al-Khudrî, y que dice acerca del Mahdî lo que significa:
«
Será suscitado en un momento de divergencia entre la gente y de terremotos. Entonces, llenará la tierra de justicia y de equidad así como fue llenada de injusticia y de tiranía; los habitantes del cielo y de la tierra estarán complacidos con él, distribuirá los bienes verdaderamente. Un hombre preguntó: «¿Qué significa verdaderamente?» equitativamente entre la gente, respondió, y siguió: Y Allâh llenará los corazones de la comunidad de Mouhammad (sallAllâhu alayhi wa sallam) de riqueza, su justicia les cobrará al punto que ordenará a un heraldo gritar: “Quién necesita dinero?” Nadie se levantará, excepto un hombre a quien se le dirá ve y di al tesorero que el Mahdî te ordena darme dinero. Le dirá entonces: toma lo que quieras con tus manos, y cuando lo pondrá sobre sus rodillas lo mirará y se arrepentirá diciendo: tengo el alma más codicioso de la comunidad de Mouhammad. Acaso no me basta lo que a ellos les conviene? Lo devolverá, pero no será aceptado de él y le será dicho que no se toma otra vez lo que han dado. Será así durante siete u ocho o nueve años. Pero después de esto, no habrá ningún bien en la vida.
Y estos 7 u 8 o 9 años son después de que el khatm haya alcanzado 40 años de vida, así como el Profeta (sallAllâhu alayhi wa sallam) fue suscitado como Mensajero a los 40 años.
«
Y al alcanzar la madurez, tras haber llegado a los cuarenta años, dice: ¡Señor mío! Infunde en mí que te agradezca el beneficio con el que me has favorecido a mí y a mis padres y que lleve a cabo buenas acciones que sean de Tu agrado; y haz mi descendencia recta.
En verdad a Ti me vuelvo y soy de los sometidos.»
[surat al-Ahqaf, ayah 15].
Pues el khatm (qaddasa Allâhu sirrahu) es una copia perfecta de Sayidinâ Mouhammad (sallAllâhu alayhi wa sallam), en su ser y en su comportamiento. En el desarrollo de su vida también encontramos muchas semejanzas. El tiempo que puede eventualmente vivir el khatm después del periodo de revivificación del dîn sirve a asegurar la solidez de su enseñamiento y a aumentar las bendiciones de este, hasta que fallece, después de que empieza de nuevo el periodo de deterioración del dîn, y es seguro que no hay ningún bien en la vida después de él.

Pues la khatmiya se reconoce a la presencia de estas dos etapas, la primera siendo un etapa de acción escondida generalmente larga, seguida por una segunda que es una etapa de aparición y cuya duración es corta. Esta etapa de aparición acontece solamente una vez cada cien años. Allâh ta3ala nos dice el el Qur’ân al Karîm:
Y tu Señor le inspiró a la abeja: Toma en las montañas morada y en los árboles y en lo que construyen. Luego, come de todo tipo de frutos y ve por los senderos de tu Señor dócilmente. De su vientre sale un jarabe de color diverso que contiene una cura para los hombres.
Es cierto que en eso hay un signo para gente que reflexiona.
 [surat an-Nahl, ayah 68 y 69].
Este versículo, en su sentido escondido (bâtin), trata del círculo de la santidad, según la comprensión que hemos precedentemente expuesto. Indica que la revivificación del dîn acontece solamente por la mano del khatm (qaddasa Allâhu sirrahu), nos informa también respecto a las dos etapas de la khatmiya: una etapa de acción escondida (khifa’) y una etapa de acción aparente (dhouhoûr). Durante la segunda etapa, la etapa de aparición, la khatmiya se manifiesta en un waliy (santo) entre los santos de Allâh. Sin embargo durante la etapa escondida, khatmiya no es activa y la organisación del círculo es la responsabilidad del qutb que gestiona las provisiones de miel dejadas por el khatm antes de él. «Y tu Señor les inspiró a las abejas: «Tomad en las montañas morada y en los árboles», nos muestra las dificultades y las pruebas que pasa el círculo de la santidad (en el versículo, las abejas) durante el periodo de acción escondida (khifa’), que es un periodo a lo largo del cual la khatmiya es marfoû3ah (no efectiva), así como fueron elevadas (rufi3at) las montañas y los árboles. Y debido al hecho que las abejas (o sea el círculo) se encuentran ahora en las montañas y en los árboles, la gente ya no aprovecha de su miel. «y en los enrejados que construyen [los hombres]» significa la colmena que fabrica el hombre para cosechar su miel, y gracia a esta colmena las abejas (el círculo) hacen aprovechar a los hombres de esta miel. Entonces aparece el khatm, que en el versículo sería designado como siendo la reina de las abejas, y comienza la revivificación con la fabricación de la miel, que de nuevo llena los alveolos después de un periodo de vacío: el periodo durante el cual la gente pasaba hambre. La gente del círculo son los primeros en recibir la preciosa miel, que revivifica sus cuerpos y embriaga sus espiritus, después de que les es dicho: «comed de todo tipo de frutos», o sea comed de los frutos de la khatmiya, frutos que aumentan vuestra voluntad de andar hacia Allâh (al-himma) y acortan para vosotros el largo camino espiritual, « y id por los senderos de su Señor dócilmente », es decir seguid el camino indicado, el camino de Allâh, el camino que fue devuelto fácil para vosotros. Después del cumplimiento de la revivificación interna al círculo y después de que las abejas hayan tomado una cantidad de miel suficiente, comienza la etapa de revivificación exterior: «De su vientre sale un jarabe de color diverso» después de que la gente se haya acostumbrada a uno o dos colores solamente, aparece de nuevo la sabiduría espiritual a través del enseñamiento del khatm y el conjunto de los sabores colorados por los cuales al-Haqq (subhanahu wa ta3âlâ) se manifiesta es desvelado para la gente, su número es de 12 colores, en cuanto a sus sabores: « que contiene una cura para los hombres », se refiere a este hambre extremo que afectó la Umma. Gracia a estos sabores, la gente es guiada y vuelven hacia la vía blanca (al-mahajjat ul-baydâ’), por ella el dîn es revivificado, así como la miel actua contra el hambre en el sentido material. «Es cierto que en eso hay un signo para gente que reflexiona.» Y soubhanAllâh, la ciencia moderna probó que las abejas son incapaces de producir miel en ausencia de una reina. Al contrario, si la precedente reina no había dejado progenitura que las abejas criarían para hacer una nueva reina, se separarían, se diseminarían y terminarían por morir de hambre. Esto nos muestra que las abejas no actúan sino por su reina, que es el punto de descenso de la Sabiduría divina, por la que son guiadas y en la ausencia de que se pierden y vuelven a la nada. Y es así con el círculo de la santidad y el khatm: sin él la progresión se para mientras que con él la progresión es acelerada. El círculo sería entonces el cuerpo cuyo el khatm es el espíritu o el corazón.


ElhamduliLlâh que nos permitió hacer más clara la comprensión de la khatmiya así como su papel en el círculo de la santidad, que es la difusión del sarayân de los Nombres divinos en su Esencia, así como la manera con la que Allâh revivifica la religión del Hombre Completo por excelencia (sallAllâhu alayhi wa sallam) cada 100 años por la mano de una copia de este: el khatm. Ahora que conocemos la importancia y el grado elevado del khatm, esperemos de Allâh que nos haga beneficiar de la baraka del khatm, que nos guie hacia él y nos haga caminar a través de sus enseñamientos en la vía que devolvió fácil, y que haga salir de nosotros un brebaje que sea provechoso para la gente.
Le alabamos (soubhanahu wa ta3âlâ) por haber hecho que nuestras edades coinciden con el de la aparición de un  khatm, mientras que estemos todavía jóvenes y con buena salud.
Oh Allâh, es a Ti que pertenecen las alabanzas de la manera que conviene a la grandeza y al número de manifestaciones de Tu esencia.